Cerca del Castillo. "LA LEYENDA DEL TIEMPO". Por Paco Pavía

Escrito por  Paco Pavía Opinión Sábado, 23 Mayo 2020 02:45
Valora este artículo
(7 votos)

_Estimado Federico,  intentaré explicarte lo mejor que pueda en una carta viajera sin relojes, que espero te llegue con mi admiración y respeto.

 

Es Mayo de 2020 y estamos viviendo mundialmente unos duros momentos históricos porque se ha extendido un virus tan peligroso como el que tú conociste cuando tenías 20 años ¿recuerdas la Gripe Española? Pues ahora  hay una muy parecida y también es terrible.

 

 Existe un artilugio llamado Televisión que para que lo entiendas en pocas palabras, técnicamente es como un cine en pequeñito, pero cultural y espiritualmente tiene poco que ver. Pues bien, viendo un serial (en televisión se  llaman series) llamado “El Ministerio del Tiempo”  ha salido una escena  en la que a ti, adorado Federico, te advierten que permanezcas en Madrid  porque te van a matar los futuros golpistas en Granada en Agosto de 1936, pero tú decidiste volver a tu hogar.

 

Eres acompañado por un personaje de la serie televisiva llamado “Julián”( Rodolfo Sancho es su nombre real) a un “tablao flamenco granaíno” a finales de los años 70 y allí escuchas a un gitano llamado  Camarón de la Isla,  entonar con pasión tu poema  “La Leyenda del Tiempo”.  

 

Ese poema lo escribiste para la obra teatral “Así que pasen cinco años”.   Ése y otros fragmentos de tus obras, los adaptaron 43 años después de tu desaparición  un artista inigualable llamado  Kiko Veneno y un productor llamado Ricardo Pachón para un disco de vinilo de Camarón (ya no eran los discos de pizarra como cuando tú vivías) y a ese LP del de La Isla, le pusieron el mismo nombre de tu  poema, “LA LEYENDA DEL TIEMPO”. La partitura de la melodía de esa bambera, la recogiste tú mismo  en “La Zapatera Prodigiosa”; Kiko Veneno y Raimundo Amador (otro artistazo futuro) la  visionaron  por bulerías. En la grabación de ese trabajo en el futuro 1979, Camarón cantaba y ”Tomatito” era el guitarrista, un gitano almeriense de pulso firme y cálido.

 

Volviendo a la escena del tablao del futuro oyendo cantar tu poema,  le comentas a Julián, el viajero del tiempo,  que hay que dejar las cosas así como están, que no hay que cambiar la historia, además… resaltas   “HE GANADO, ELLOS NO”.

 

 

Por supuesto que ganaste Federico, tus ideas republicanas y el bando que defendías obviamente no ganaron, aún estamos perdiendo. Los que te asesinaron nunca se fueron. Sus descendientes siguen dirigiendo  mayoritariamente de una forma u otra este país.  La mayoría del ejército, de la judicatura, de  la policía, la alta jerarquía del clero y las grandes empresas de este país, siguen siendo herederas  ideológicas de los que vencieron en aquel Golpe de Estado.

 

Pero tú, mi querido García Lorca…¡¡¡ TÚ GANASTE PARA SIEMPRE !!!.

 

Ganaste porque tu obra no era competitiva, porque transmitías tus sentimientos como nadie, porque todas las personas independientemente de su cultura y conocimientos entendían tus poemas, canciones y obras de teatro.

 

Ganaste porque fuiste un gran músico y pianista y recogiste muchas melodías y canciones populares por todos los rincones de este país (Andalucía, Cataluña, Galicia, etc…) conocimiento que luego aplicaste a toda tu obra y que ha  influenciado a multitud de artistas de todos los géneros.

 

Ganaste porque describiste en los años 30 del siglo XX, la angustia de Nueva York y la alegría de La Habana.

 

Ganaste porque estás a la altura de  Góngora, Cervantes o Shakespeare sin pretenderlo.

 

Ganaste porque tus letras han sido recreadas por cientos de  músicos  de todo el planeta, en todos los idiomas. Cómo brillante ejemplo, este de un portuense llamado Javier Ruibal, que adaptó un poemita delicadísimo tuyo al que le pusiste de nombre “Es verdad” y Ruibal lo musicó con el título “Por tu amor me duele el aire”.

 

Ganaste porque trataste a La Luna, el agua, los animales, los metales, el amor y el dolor, con una grandeza  como nunca se ha hecho.

 

Ganaste porque tus obras teatrales se han representado y se siguen representando por todas las compañías  del mundo.

 

Ganaste porque cuando el poeta y cantor canadiense Leonard Cohen recogió en el año 2011 el premio “Príncipe de Asturias de las Letras”  (Federico, la monarquía fue impuesta en 1977 cuando la dictadura ¿terminó?), en su discurso de agradecimiento  delante de muchos de los descendientes ideológicos de los que te asesinaron, dejó muy claro  que toda su obra estaba impregnada de ti y tu visión universal de España. Esa verdadera marca que son tus letras, tu música y tu cultura….la España integradora de verdad: la del guitarrista flamenco anónimo que conoció Cohen en un parque de Montreal en los años 60 del S.XX,  quién le enseñó acordes y trémolos que  marcarían toda su obra. Esa es la marca–España, la que no se pretende vender como tal y sale sola  desde la humanidad, el trabajo  y el conocimiento.

 

Ganaste Federico porque trataste la tragedia o la alegría con tal intensidad, que es imposible no conmoverse ante cualquier creación tuya.

 

 

Ganaste porque nunca pretendías entrar en ninguna competición. Tu concepción artística era llevar la cultura a todos los rincones como  demostraste con tu maravilloso proyecto teatral  “La Barraca”.

 

En fin Federico….nunca te dije nada, hoy me atreví. Leo cuando puedo a trozos algunas de tus obras, estuve en La Residencia de Estudiantes  en el verano de 2012 sintiéndote al lado de grandes amigos y de tu sobrina Laura, despidiéndonos de una mujer que sanaba con su cante  llamada Chavela Vargas (esta mujer dijo de ti que eras “un clavel por estallar”), ella decidió ver tu habitación un par de días antes de morir porque te había soñado.  Sí Federico, en el siglo XXI se te sigue escuchando, estudiándote, leyendo y soñando.

 

He pensado mucho en por qué no quieres que tus huesos sean encontrados.

 

 Creo que te has difuminado conscientemente bajo tierra, para que nadie más sufra o dispute por ti y  para que sólo queden tus obras en el tiempo y en  los sueños.

 

Sin más, un saludo desde Morón de la Frontera, ese pueblo de la campiña sevillana del que era Diego Bermúdez “El Tenazas”, uno de los  cantaores que ganó el primer concurso de Cante Jondo que organizaste en Granada en 1922 junto a Manuel de Falla, Joaquín Turina, Juan Ramón Jiménez, Pérez de Ayala, Gómez de la Serna y otros intelectuales españoles amigos tuyos y amigos de la libertad y la belleza.

 

Paco Pavía.                             21 de Mayo de 2020.

 

 

 

 

 

Modificado por última vez en Sábado, 23 Mayo 2020 02:52