CERCA DEL CASTILLO. “Caceroladas”. Por Paco Pavía

Escrito por  Paco Pavía Opinión Martes, 28 Abril 2020 09:18
Valora este artículo
(2 votos)

_Desde hace dos días, unos vecinos aporrean sus sartenes con efusividad a las 8 de la tarde desde su balcón. Me pregunto si no tienen el resto del día para su concierto y no  la hora a la que se homenajea a nuestros sanitarios. Yo no soy de aplaudir diario, ya lo dejé claro en mi artículo “APLAUSOS” del pasado 28 de Marzo (pinchar aquí), pero he de puntualizar algo.

 

 

Apruebo sinceramente todas las reivindicaciones y además son sanas  todas las protestas por estrepitosas que sean, pero…… ¿No existen 23 horas y 55 minutos del resto del día para quejarse.  

 

Si se martillean los pucheros galvanizados con ahínco a las 20.00 en punto hora peninsular, eso no es ejercer un derecho democrático. Eso se llama BOICOTEAR el reconocimiento a los profesionales de nuestra Sanidad Pública.

 

Esos aplausos “medicinales” comenzaron  en Italia  para reconocer allí a sus profesionales y aquí en España se palmea  desde el  Sábado 14 de Marzo. Había unanimidad total en destacar la labor y riesgo que corren por ejercer su trabajo las médicas, enfermeros, celadoras, personal de limpieza de hospitales, etc… Hasta la BBC lo tituló “Los aplausos de la gratitud”.

 

Gustaba ver desde todos los balcones, vecinos de todas las ideologías admirando el esfuerzo encomiable de nuestros cuidadores.

 

¿A qué viene alborotar a las 8 en punto de la tarde?  ¿Por qué no actuáis a las 8 menos cuarto o a las 8 y cuarto? Ejerced vuestro derecho a manifestaros sin ocupar el lugar (en este caso, el tiempo) de otros.

 

¿Es que ahora los “apolíticos” de centro se quieren quejar del gobierno a la misma hora en que se aclama a los hasta ahora llamados “héroes” por todos y todas?

 

Lo de las caceroladas no es nuevo.

 

CHARIVARI.- Datados desde el Siglo XIV en Europa. Son encuentros de personas que usan ollas, campanas y cacharros para formar escándalo, principalmente por la noche, frente a casa de vecinos que no cumplían con las normas morales de una comunidad. Normalmente se repetía  la acción hasta que el implicado  resarciera su entuerto.

 

FRANCIA (1830-1948).- Los pioneros del uso de las cacerolas políticamente son los parisinos protestantes, para quejarse de los desmanes de Luis Felipe I de Orleans.

 

ARGELIA (1954-1962).- en la Guerra de Liberación, la extrema derecha colonial usaba pucheros y silbatos, al grito de  “Argelia francesa”.

 

Muy recomendable revisar “La Batalla de Argel (1966)” de Gillo Pontecorvo. En esta película se explican las técnicas de búsqueda de información y el tormento que ejercían los paracaidistas del  ejército francés  sobre los argelinos. Esos “científicos de la información” años más tarde enseñarían a torturar a dictaduras latinoamericanas y esas mismas execrables técnicas interrogatorias se han usado en la Guerra de Irak y se siguen utilizando en Guantánamo y muchos lugares más. Pero esto será otro artículo. Sigamos con las caceroladas.

 

 

CHILE.-   Contra el Gobierno democrático de Salvador Allende (1970-1973), “la marcha de las cacerolas” sonaba de 8 a 9 de la tarde, organizadas por el Partido Demócrata Cristiano (PDC-derecha), el Partido Nacional (PN-ultraderecha) y el movimiento Patria y Libertad (PL-ultra-ultra-derecha). Estos junto a USA y su presidente Richard Nixon qué pidió textualmente “hacer gritar a la economía de Chile”, bombardearon la democracia chilena.

 

Con el general Pinochet mandando, a partir de 1983 sonaron cacharros en contra de la dictadura.

 

 A Sebastián Piñera y Michelle Bachelet  también les han pitado los oídos con ollas opositoras.

 

ARGENTINA.- A finales de la dictadura militar argentina, sobre 1982 las “Madres de Mayo” y las “Amas de Casa del País” organizan caceroladas constantes. 

 

Contra el gobierno de Carlos Menem en 1996, el pueblo pedía pan con sus artilugios de cocina. También en 2001 con la crisis económica e institucional  de diciembre y posterior “Corralito”, los cacerolazos se continuaban en Argentina día tras día.

 

También a Cristina Fernández de Kirchner le sonaron “caceroludos”. A Macri y su “Tarifazo”  le sonaba el menaje constantemente en todo el país.

 

 VENEZUELA.- En contra del gobierno de Carlos Andrés Pérez en 1989 en el “Caracazo”, las sartenes y peroles sonarían durante muchos días y noches.

 

Tanto a Hugo Chávez como a Nicolás Maduro, los pucheros metálicos le han sonado muy potentemente, tanto a favor como en contra de sus respectivos gobiernos.

 

COLOMBIA.- En 1992 a César Gaviria le pitaron los tímpanos largo tiempo por las protestas contra El IVA y el precio de los alimentos. También en diciembre de 2012 contra Juan Manuel Santos y  con el actual presidente Iván Duque,  a veces suenan cazuelas y cacharros varios.

 

ESPAÑA.- El 27 de Marzo de 2003 en la masiva manifestación contra la participación española en la Guerra de Irak, sonaron las cacerolas con estruendo. En la noche del 13 de Marzo, las ollas hicieron oír su voz en Madrid y en otras partes de España, contra la des-información que daba el gobierno de Aznar acerca de los autores de los atentados del 11 de Marzo.

 

 

Con Rodríguez Zapatero en Mayo de 2011, el movimiento de “los indignados”  hizo sonar ollas y sartenes por muchas plazas de España, preguntándose por qué las crisis las pagan siempre los mismos.

 

A Mariano Rajoy en Mayo de 2012, le suenan cacerolas en las plazas quejándose la ciudadanía del porqué del rescate al sistema bancario español y no a las personas. En 2014 los independentistas catalanes hicieron sonar sus metales por el derribo a cargo del tribunal Constitucional del “Procés”  y en 2017 por usar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña, de nuevo sonó el metal en calles y balcones.

 

 ISLANDIA.- “La Revolución de las Cacerolas” (2008 -2009) hizo caer al primer ministro conservador Geir H. Haarde. Allí sentaron en el banquillo de los acusados a políticos y banqueros culpables de esa ruina financiera neoliberal que asoló el mundo. Actualmente Islandia es de los países más saneados y prósperos del mundo. Su primera ministra es Katrín Jakobsdóttir del Movimiento Izquierda-Los Verdes.

 

Como veis, a lo largo del tiempo se han producido múltiples reivindicaciones sonoras. Se han  utilizado contra todo tipo de gobiernos y desde todo tipo de opciones políticas. (Ecuador, Canadá, Brasil, Honduras, Puerto Rico, Uruguay, etc…).

 

Volviendo a las mini-caceroladas balconeras del 25 y 26 de Abril de 2020 en Morón de la Frontera……..insistiendo en la premisa que todo el mundo tiene derecho a manifestarse incluso ruidosamente, lo único que me  gustaría es que fueran imaginativos y buscaran sus propias horas para criticar la gestión actual del Gobierno Español.

 

SALUD                                                                                                                                                         Morón  27 de Abril de 2020

 

Modificado por última vez en Martes, 28 Abril 2020 10:20