Cartas al director. Sr.Alcalde de Morón de la Frontera.

Escrito por  Pedro del Fierro. Opinión Sábado, 23 Marzo 2013 08:42
Valora este artículo
(0 votos)

Vergüenza torera.(Dícese de lo que nunca sintió el maestro de Camas y tampoco ninguno de estos)

Ayer asistí por vez primera a un pleno del Ayuntamiento que usted preside. Sí, en efecto, ese tufillo a azufre que se sentía en el ambiente venía conmigo. Hasta usted pudo darse cuenta de ello y eso que los sahumerios de los meapilas a sueldo de los salesianos infestaba el salón de actos.

Le aseguro que ni en medio de las peores algaradas que he presenciado en el infierno he visto tanta falta de respeto como la que mostraron estos sujetos. En cuanto a su imagen ¿Qué decirle? Lamentable.

¿Dónde se ha visto retirarle la palabra a un representante del pueblo, democráticamente elegido, por las protestas de unos alborotadores callejeros? Tenía usted en la planta baja a tres miembros del cuerpo de policía, cruzados de brazos. ¡Haberles llamado hombre! ¡Haberles llamado! ¡Haber impuesto el orden!

Pero claro, una vez más demostró usted ser un pusilánime y un vendido, no me sorprendió, no esperaba de usted otra cosa. Pero eso sí, me dio pena.

Como contraejemplo de estos sujetos, la parte contraria. En silencio, callados, simplemente levantaron unas pancartas sin hacer un solo ruido, sin decir esta boca es mía y sin impedir la intervención de los representantes democráticamente elegidos por todos nosotros. Vamos, lo normal, la izquierda respetuosa con la democracia y los capillitas neofranquistas cortando la palabra, cuando no la cabeza del que piensa distinto.

Cuando le miré me dio usted pena. Me dio pena ver a un hombre derrumbado, un hombre carente de valentía política, un hombre carente de respeto por  si mismo. Un hombre que ha perdido  la dignidad en algún punto del camino y que está completamente desorientado.

El remate fue cuando dijo, hablando acerca del crematorio, que tiene demasiados frentes abiertos, que ya no da abasto, en resumidas cuentas, que le viene grande el puesto. Ahí al menos he de reconocerle la sinceridad y la visión objetiva. Reconocer las propias limitaciones y defectos es siempre el primer paso para salir del infierno en que uno mismo se ha metido.

Al atentar contra la enseñanza pública y proteger a la privada contó usted con un apoyo que nos dejó a casi todos con cara de bobos. Que el PP, siguiendo el ejemplo de Esperanza Aguirre, estuviera a favor de pagar a un colegio religioso por un servicio que puede prestar uno público, la verdad, no es nada nuevo. Que el Partido Socialista pacte con el enemigo y traicione todos sus principios: Más de lo mismo. A fin de cuentas, si alguna vez los tuvo, si alguna vez fue socialista y si alguna vez fue obrero eso queda desde luego ya muy lejos.

Pero lo de A.M.A. ¿No me diga que no le dejó perplejo? ¿No se supone que estos señores son de izquierdas? ¿No se supone que son un movimiento asambleario que comulga con los principios del 15M? ¿No se supone que no se venden? Habrá que esperar a la próxima homilía para saber cuál es su pago a cambio del servicio prestado a los salesianos en forma de voto contra la enseñanza pública y a favor de la privada, o acaso a las próximas elecciones para ver como pactan con su propio partido. Aquí se huele un tufillo raro, tufillo a traición, a pacto bajo la mesa, a querer sentar el culo en algún asiento calentito, a querer llevárselo muerto, a querer mamar de la teta de la “Res Publica”.

En todo caso seguro que el pago por los servicios prestados por A.M.A a los salesianos serán mucho más de treinta monedas y que llegado el momento todos lo veremos y sentiremos vergüenza ajena. Yo al menos la sentí al ver su comportamiento y le aseguro que en la posición de los concejales de ese grupo dimito o me suicido.

Otra cosa que fue para mí motivo de sorpresa fue la abstención, por dos veces, del Partido Popular Suizo, (Perdón ¿En qué Bárcenas estaría yo pensando?) ¿Cómo puede no votar a favor de que se investiguen las cuentas de su propio gobierno? Tan solo se me ocurren dos razones: O ellos mismos están de mierda hasta el cuello o les da igual que los suyos nos roben a todos. Y lo segundo es aún peor que lo primero porque de políticos corruptos podemos librarnos (Para eso está la justicia, para meterles en la cárcel) pero de políticos serviles e indiferentes es, a la vista de su propio ejemplo, casi imposible.

Pasemos ahora a su propio grupo. A mí me dicen, hablando acerca del hospital: “Si me va usted a decir lo mismo que en ocasiones pasadas (o sea: Nada) mejor no me conteste” y yo por pundonor le doy un discurso a la parte contraria, aportando datos, pruebas y elementos de juicio objetivos al concejal de Izquierda Unida que no le iban a quedar ganas de hacerme una pregunta en lo que queda de legislatura. Pero claro, para eso hay que ser un político, no un trepa carente de argumentos.

En resumidas cuentas su grupo y usted en particular son el vivo ejemplo de aquella máxima que dice: “Todo inepto trepa puestos hasta ocupar aquél donde desarrolla al máximo su incompetencia”.

Ya una vez en la radio dijo usted que si tan mal lo estaba haciendo que le presentaran una moción de censura. Por supuesto que no lo van a hacer ¿Cree que los representantes de la oposición son idiotas? Cada vez que usted hace algo o abre la boca les está regalando votos. Quien debe presentarle una moción de censura por el daño que les está haciendo son sus propios compañeros de partido. ¡Ojalá no me lean! Así a lo mejor los ciudadanos se dan cuenta del error cometido y la próxima vez votan a un verdadero partido de izquierdas.

Sin otro asunto de momento, le envió un cordial saludo y mi más ferviente deseo de verle muy pronto relevado de la pesadez del cargo al que no da abasto.

Pedro del Fierro.

Post Scriptum: Cuando le llamo inepto no le insulto, es solo una referencia a su incapacidad reconocida para afrontar los problemas y ostentar dignamente el cargo para el que ha sido elegido.

Modificado por última vez en Sábado, 23 Marzo 2013 09:12