Angulo y Ramírez, dos politiqueros inaguantables.

Escrito por  El Candil Opinión Jueves, 21 Marzo 2013 08:24
Valora este artículo
(0 votos)
Foto de los dos concejales en el pleno de Morón Foto de los dos concejales en el pleno de Morón

En sentido etimológico, políticos somos todos los ciudadanos. La palabra político viene del griego “polis” que significa ciudad. Así que decir político, el que vive en la ciudad, es lo mismo que decir ciudadano. El concepto de ciudadano se amplió después con la Revolución Francesa (1789) y pasó a denominar a todas las personas miembros de una nación, independientemente de si vivían en la ciudad o en el campo.Más restringidamente, la palabra político se utiliza para señalar a aquellas personas que detentan cargos públicos, pertenecen a partidos políticos o manifiestan abiertamente su sensibilidad por lo público.

Llegados a este punto quisiera establecer una distinción, con ánimo cartesiano, entre político y politiquero (por tanto entre política y politiquería). Para ello voy a intentar una definición que sirva para separar claramente ambos términos.

Político-a sería aquella persona que se preocupa por lo público, por el interés general. Cuando esta persona ocupa algún cargo lo hace procurando siempre servir ese interés general, huyendo de cualquier interés particular o personal espurio. Estas personas pueden equivocarse, pero nunca mentirán a sabiendas, ni meterán la mano en lo que es de todos.

Politiquero-a es aquella persona cuya principal preocupación no es el interés general sino, en primer lugar, el propio interés. Para este tipo de personas todo vale. La mentira y el engaño son dos de sus principales armas.

Alfonso Angulo y Antonio Ramírez son dos politiqueros. Hay muchos más pero, como estamos en Morón, vamos a hablar, hoy, de este par de sujetos. Son los dos únicos lacayos (y este término no es ningún insulto sino una descripción) de Morilla que siguen teniendo un sueldo público (Angulo de la Diputación Provincial y Ramírez del Ayuntamiento de Morón)

Estos dos sujetos están muy doloridos porque su partido, el PP, no gobierna ni en Morón ni en la Junta de Andalucía y respiran por la herida cada vez que hablan por la cadena SER, que es su medio preferido, para expandir sus mentiras y sus obsesiones. Sufrieron una gran decepción en las pasadas elecciones municipales y andaluzas y todavía andan rumiando su frustración. La verdad es que, bien mirado, estos dos politiqueros no deberían sentirse tan burlados. Su partido tiene el gobierno de España y el de la gran mayoría de las demás instituciones autonómicas y locales. Pero como ellos van a lo suyo, son incapaces de alegrarse de nada colectivo aunque sea el triunfo de su propio partido en otros ámbitos. Ellos miden la situación por cómo les va a ellos.

A ambos les hemos oído una serie de tonterías y falsedades que, a continuación, intentaremos desmontar:

1) Se quejan de que gobierne la Junta de Andalucía una coalición formada por PSOE e IULV-CA siendo que ellos tuvieron más votos. La queja carece de consistencia. Primero porque el PP gobierna en coalición en lugares en los que no fueron la fuerza más votada (por ejemplo en Montellano para no ir muy lejos). Y segundo, y más importante, porque su partido tiene mayoría suficiente para cambiar la Ley Electoral que habilita la posibilidad de dichos gobiernos en coalición. Si no lo hacen, pudiendo, que no se quejen a nadie más que a Rajoy y al PP.

2) Casi siempre sacan el tema del Hospital quejándose de que la Junta de Andalucía no lo construya. Esto, desde luego, es de juzgado de guardia por el manifiesto engaño que encierra. La Junta de Andalucía no va a construir ningún hospital en Morón mientras el Ayuntamiento no les ceda los 40.000 metros cuadrados debidamente urbanizados. El anterior equipo de gobierno del PP se tiró dos años, después de firmar un convenio con la familia Sánchez Alcalá, sin ser capaz de poner dichos terrenos a disposición de la Consejería de Salud de la Junta. Los actuales gobernantes, del PSOE, ya llevan casi otros dos años y tampoco lo han hecho.

Es mentir y engañar al pueblo decir que la Junta nos maltrata porque no construye el Hospital Nuevo. Mientras el Ayuntamiento de Morón no les ceda los terrenos la culpa de que no se construya no es de la Junta sino del Ayuntamiento. Antes del PP y ahora del PSOE.

3) Otra cosa de la que se quejan Angulo y Ramírez es de los recortes. ¿Habrase visto mayor caradura? La caradura es por partida múltiple. El gobierno de Rajoy, ¡de vuestro partido colegas!, impone unos recortes en educación y sanidad (por valor de 10.000 millones de euros en 2012) y éstos caras de cemento se quejan porque la Junta de Andalucía no les permiten a los Salesianos un aula de tres años para el curso 2013. No pueden ser tan estúpidos que no sepan la diferencia entre recortar y planificar. Recorte en educación es lo que quería la Junta hacer con el Fernando Villalón con la complicidad del PSOE local, la pasividad del AMA y el brindis al sol de ustedes, los del PP, que, aparte de presentar una moción testimonial para criticar “los recortes”, no movisteis ni un dedo. Todo el mundo sabe que el colegio no se ha cerrado por el trabajo de Izquierda Unida. Porque a ustedes la escuela pública les importa bien poco. Lo que sí les importa es la escuela privada que indoctrine en el nacionalcatolicismo. La LOMCE, que queréis implantar por las bravas, es un claro ejemplo de ello.

4) El colegio Salesiano ha ido aumentando y aumentando en alumnos durante estos últimos veinte años, mientras que los colegios públicos de Morón han ido disminuyendo y disminuyendo. La culpa de esta mala planificación escolar que ha perjudicado a la escuela pública y ha supuesto más dinero para la privada la han tenido los distintos gobiernos del PP y del PSOE a nivel local y en la Junta de Andalucía.

Mientras que el colegio Salesiano iba aumentando en alumnos, la tasa de natalidad iba descendiendo: cada vez habían menos niños. Si el Colegio Fernando Villalón se iba a cerrar era, fundamentalmente, por la mala planificación escolar de la que sois responsables vosotros también. El colegio Salesiano ha llegado a tener clases hasta de 40 alumnos, incumpliendo la legislación vigente, mientras mucha gente hacía la vista gorda.

Lo lógico y natural es que los alumnos se repartan equitativamente y nadie pueda tener clases de 40 alumnos mientras en otros colegios había clases de 10 o 15 alumnos. Lo lógico es que los alumnos se repartan porque ¿qué es más conveniente para el pueblo de Morón y su educación?: que se cierre una clase o que se cierre un colegio. Lo lógico es que si un colegio tiene dos o tres líneas y otro no tiene ninguna o corre el peligro de quedarse sin ella, se trasvasen alumnos de un sitio a otro.

Esto no es ningún recorte para los niños y sus padres. Es un recorte para los Salesianos. Las dos cosas no son lo mismo. Lo único que se recortar es el, para ustedes, sacrosanto “derecho de decidir”

El “derecho de decidir” no puede ser el criterio principal porque, si así fuera, podría caerse en el absurdo de que hubiese un solo colegio en Morón y todos los demás habría que cerrarlos.

El colegio Salesiano es un colegio privado concertado que se costea con fondos públicos de la Junta de Andalucía y, como tal, tiene que atenerse a una serie de normas que le marcan la legislación educativa andaluza. Mientras esté recibiendo dinero público tiene que ser respetuoso con dicha legalidad.

Si los Salesianos no quieren verse encorsetados por esa normativa tienen una solución: hacerse un colegio totalmente privado que no reciba ni un euro de la administración. Esos colegios existen en España y son financiados por los padres de los alumnos. El que quiera educación privada, que la pague.

5) Por último quiero decir a este par de politiqueros que dejaron el Ayuntamiento de Morón con casi 50 millones de euros de deuda, que han ido como perros falderos tras la estela de Morilla y su hijo, hasta que decidieron apuñalarlos por la espalda, cuando cayeron en desgracia dentro del PP, que no se equivoquen. Que no se crean que todas las personas que se dedican a la actividad política son como ellos dos: irresponsables, mentirosos, lacayos y traidores. Aún hay gente que atesoran el decoro que les falta a ellos y a algunos de los que están actualmente gobernando el Ayuntamiento de Morón.

Pinchan en hueso con la táctica de acusar a los demás de que recortan. Todo el pueblo sabe que el mayor recortador del reino es Rajoy y su PP. ¿Cómo quieren este par de politiqueros que la Junta no recorte su presupuesto si el gobierno le señala que no puede tener un déficit superior al 1,5% y le amenaza con no darle ni un euro si no cumple? Hay que tener poca vergüenza, ser caradura y cínico para denunciar la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en los vuestros.

6) Y una cosa más para terminar. Parece mentira que este par de mastuerzos, con el tiempo que llevan ya viviendo del dinero público, no hayan aprendido todavía a distinguir entre “poder” ejecutivo (la Junta de Andalucía) y “poder” legislativo (el Parlamento Andaluz).

Porque si han aprendido a distinguir y los confunden conscientemente, entonces el asunto es todavía más grave. Porque es más grave intentar engañar que ser tonto. Porque lo segundo no se puede arreglar en la mayoría de los casos pero lo primero si.

 

 

 

 

 

 

 

 

Modificado por última vez en Jueves, 21 Marzo 2013 08:25